miércoles, 3 de julio de 2013

Una final digna de Masterchef

Ayer 2 de Julio disfrutamos de la gran final del talent show de la primera MasterChef.

El programa aunque empezó haciendo aguas, su traslado a la noche del Martes y la afianzación del jurado hicieron que al final haya acabado con un record de audiencia de nada menos que un 33.1%.

Como todos sabéis, Juan Manuel se alzó con el premio en una final que aunque de altura, pecó de poco factor sorpresa.

Ese, para mi señores ha sido el punto mas negativo del programa, el hecho de que al primar la trayectoria dentro del programa y no intervenir el público, estaba claro quienes iban a ir saliendo a la calle, aunque pudiese haber un margen de error en el momento en el que se iban fuera, pero estaba demasiado claro quienes iban a estar entre los 5 mejores.




Otro de los puntos negativos o mejorables ha sido el jurado, es decir, se ha creado un tamdem Pepe-Jordi que le ha dado mucha vidilla al programa, pero la pobre Samantha creo que ha estado fuera de lugar en todos los programas. Era algo así como la que hablaba cuando los otros 2 no lo hacían pero no ha conectado ni con los concursantes ni con el público.

Y por último señalar que a pesar de ser muy guapa y simpática Eva González como presentadora como que no, como sugerencia eh...

En cuanto a los tres finalistas, Fabian muy nervioso como siempre, Juan Manual que debe de llevar la procesión por dentro porque parece el hombre tranquilo y Eva a la que se le acacbó la racha de que bueno está todo el día que caramelizó con sal una tarta.

La primera prueba estaba claro que debía dejar fuera a Fabian, que aunque ya nos gustaría a muchos tener sus dotes, le falta toda la madurez para poder desenvolverse con soltura. Creo que si Jose David no hubiese sido tan altivo esa tercera plaza la habría ocupado él.

Eva y Juan Manuel deben preparar un menú completo para proclamarse masterchef, un menú que a uno de ellos les hará tener 100.000 € en la cuenta.




Juan Manuel nos sorprende con el postre preparando unos pétalos de rosa en tempura, demostrando de que no solo los Jose David saben hacer aires, espumas y otras tonterías.

Ferrán Adría estuvo en el plató de una menera que a mi se me quedó corta, es decir solo fue a juzgar los platos y no es que me gustase mucho como lo hizo, además de marear a Eva, inmersa en plena faena, contándole la diferencia entre sopa, salsa o zumo..





En fin que Juan Manuel fue el gran y justo ganador demostrando que la cocina se puede entender de muchas maneras, pero que al final lo más inportante, como dice el gran Adríá es que te haga feliz no que te de éxitos, por eso él es el gran Masterchef y Jose David vió la final desde la barrera.



Texto; Ana I. Núñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada